Una proposición de valor clara: fácil de instalar y a un precio asequible

WIVI Vision es 5 veces más asequible para los profesionales médicos y 10 veces más para el usuario.

La función visual es la integración de cómo nuestra visión interactúa con el mundo, cómo interpretamos y codificamos la información desde nuestros cerebros para responder a cualquier tipo de estímulo visual. Recibimos más del 85% de la información de nuestro entorno por medio de nuestra visión. Cualquier alteración de este proceso podría limitar nuestra relación con el entorno, en especial durante las etapas iniciales de la vida, cuando tiene lugar la mayor parte de nuestro desarrollo personal y cognitivo.

El proceso visual puede dividirse en tres fases: óptico, neuronal, y psíquico. Hasta hoy, los exámenes de optometría se han centrado principalmente en las fases primera y segunda: obtener una imagen clara en la retina, sin tener en cuenta factores tales como el rendimiento o eficiencia del sistema visual. La falta de un objetivo y de control preciso, así como sesiones de elevado precio, son algunos de los factores que remarcan la necesidad de un sistema más eficiente. Además, los instrumentos actuales tan sólo funcionan de forma independiente en relación a los parámetros de las funciones visuales.

WIVI Vision es  el primer dispositivo que integra los aspectos clínicos y tecnológicos de la evaluación y entrenamiento de la función visual, además de ofrecer recomendaciones online y servicios de formación para el especialista con medición de objetivos en tiempo real. Se miden de forma simultánea cincuenta parámetros oculares de las funciones visuales, al tiempo que se da libertad de movimiento y control al usuario.

WIVI es 10 veces más barato para el usuario, 5 veces más barato para el profesional médico, y 5 veces más motivador y más rápido de lo que se hace en la actualidad de forma manual y subjetiva. El uso adaptado de realidad virtual y entornos inmersivos, en los que el usuario interactúa y completa pruebas visuales, permite mejorar la función visual.

Este sistema patentado permite a los profesionales médicos, ópticas y clínicas oftalmológicas aumentar su gama de servicios y sus ingresos, por medio de sesiones de evaluación y entrenamiento que pueden llevarse a cabo en un tiempo reducido. Esto ha sido posible gracias a la colaboración de los prescriptores.