Founders of WIVI Vision

El fisioterapeuta de los ojos

“El fisio de los ojos”, así se titula la entrevista a nuestros fundadores por Laia Bruguera en El Punt Avui, donde se cuenta cómo WIVI ha desarrollado una solución que aprovecha el potencial de la inteligencia artificial y la realidad virtual para evaluar y tratar disfunciones visuales.

Una de las grandes ventajas de nuestro sistema es que el usuario hace terapia de manera intensiva, pero también lúdica, como si estuviese jugando a un videojuego.

La pandemia y la salud visual

Como apunta el artículo, la pandemia ha multiplicado las horas que grandes y pequeños pasamos ante las pantallas y, en consecuencia, ha hecho disparar los problemas visuales de la población. Y muchas de estas disfunciones están relacionadas con la parte neural y cognitiva de la visión, y es en este nicho de mercado donde se ha especializado WIVI.

«La gente acaba asumiendo que es normal que al cabo de una hora de trabajar con el ordenador pierda la concentración o vea borroso y esto no debería pasar; nuestro sistema visual tiene que estar preparado para aguantar ocho o doce horas sin tener ningún problema «, apunta Juan Carlos Ondategui, cofundador de WIVI.

La empresa ha ideado una solución que aprovecha el potencial de la inteligencia artificial y la realidad virtual para evaluar de manera objetiva las disfunciones de la parte neural y cognitiva de la visión y tratarlas de manera rápida y eficaz.

«Somos como el fisio de los ojos; a ti te parece que juegas, pero detrás hay una tecnología muy compleja»

Eva García Ramos

Cuidar la visión, al completo

En la entrevista también se cuenta cómo WIVI se ha especializado en este nicho de la visión. Aunque sólo la primera área sea conocida y ampliamente tratada, la visión tiene tres partes. La parte óptica se encarga del enfoque y se compensa, si es necesario, con gafas, lentes de contacto o cirugía refractiva.

Pero hay dos más: la neural se ocupa de los movimientos de los ojos y permite, por ejemplo, pasar de una imagen lejana a una de cercana o saltar de página cuando leemos, y la psíquica, que se centra en la codificación y decodificación y hace que podamos interpretar si un palo con una redonda es una b o una p.

disfunciones visuales cognitivas
La visión tiene tres partes: la óptica, la neural y la psíquica

Si hay cualquier problema en estas dos últimas áreas, se puede solucionar con terapia visual. El problema es que trabajar en la parte óptica es mucho más rentable, porque el 65% de la población necesita gafas, por lo que hay muy pocos profesionales que trabajen con los otros tipos de disfunciones.

«Siempre me preguntaba cómo podía llegar al 98% de la población que no se evaluaba»

Juan Carlos Ondategui-Parra

Sólo el 2% de los ópticos optometristas están especializados en la parte neural y cognitiva de la visión, así que una gran parte de la población está desatendida. Ondategui era uno de esos profesionales que hacía terapia visual y durante muchos años, además de hacer investigación, ha trabajado con pacientes de este tipo. «Siempre me preguntaba cómo podía llegar al 98% de la población que no se evaluaba y también como se podía acortar el tratamiento, porque tenía que hacer con terapias muy manuales que tardaban casi un año.»

Ha conseguido encontrar la respuesta junto a la ingeniera de telecomunicaciones Eva García Ramos. «Mi madre tenía un problema neurodegenerativo que le detectaron a través de los ojos; fue entonces cuando me di cuenta que era un sector que tecnológicamente podía avanzar mucho «, explica la cofundadora de WIVI

La solución: el fisio de los ojos

Los dos socios investigaron durante muchos meses y el resultado es una herramienta que evalúa más de 50 áreas visuales diferentes en una sesión de 15 minutos y permite evaluar todos de manera sistemática, sin necesidad de esperar que tenga síntomas como visión borrosa o dolor de cabeza.

La revolución también llega a la segunda fase, la de la terapia. Con un sistema 3D que permite total libertad de movimientos, el usuario va corrigiendo sus disfunciones visuales como si estuviera jugando a un videojuego. Además, el tiempo de tratamiento pasa de 12 a 3 meses, de media.

Un niño evaluando y entrenando la visión con WIVI Vision

«Somos como el fisio de los ojos; a ti te parece que juegas, pero detrás hay una tecnología muy compleja que hace que cuando recibes una estimulación que mejores diferentes áreas de la visión a la vez, y el terapeuta no debe pensar qué hacer con cada paciente, sino que, con sus algoritmos, WIVI va midiendo en tiempo real su estado y avance y se va adaptando a cada persona «, relata García.

Muchas gracias por la magnífica entrevista sobre nuestra startup con LaiaBruguera en El Punt Avui

Puedes leer la entrevista aquí