Evaluación de problemas de visión para mejorar la calidad de vida

Los productos de WIVI, centrados en niños y adolescentes, tienen como objetivo mejorar la salud pública por medio de una optimización de la evaluación y tratamiento de problemas visuales.

Las disfunciones visuales pueden tener un impacto negativo sobre la capacidad de lectura y comprensión de los niños, lo cual limita su desarrollo profesional y personal. En Europa, hay 152 millones de niños en edad escolar. Entre ellos, aunque aproximadamente el 30% sufre de algún tipo de problema de disfunción visual, no todos son diagnosticados y tratados de forma adecuada.

Existen numerosos desórdenes de función visual que pueden dificultar el confort visual de nuestras actividades diarias, como por ejemplo alinear los ojos sobre un objeto de interés. Una persona con insuficiencia de convergencia, que ve doble los objetos cercanos, tendrá dificultades para leer y comprender (este es un fenómeno muy común entre adolescentes). Asimismo, la falta de precisión en la ejecución de los “saltos” de los ojos entre palabras y letras durante la lectura, cuando esta es poco coordinada o errática, puede limitar cómo aprendemos a leer (algo muy común en niños) o limitar la comprensión lectura durante el aprendizaje (muy común entre adolescentes). Por otra parte, las habilidades de visión y percepción son muy importantes para identificar y gestionar la información recibida por el cerebro. Así, por ejemplo, una persona que experimente problemas de direccionalidad puede confundir la dirección de las letras (confundir «b» con «d», o «p» por «q»), lo cual obstaculiza o limita la comprensión de un texto.

WIVI puede evaluar y mejorar a un 95-100%  de esos casos. Este nuevo sistema mide parámetros oculares en tiempo real y de forma objetiva de las disfunciones visuales con el fin de minimizar la subjetividad de las disfunciones visuales. Tras una evaluación inicial, puede llevarse a cabo un entrenamiento de la función visual en todas las áreas alteradas, y de forma simultánea, gracias a un entrenamiento personalizado. Su contribución a la mejora de la calidad de vida de las personas con disfunciones visuales, así como su impacto potencial sobre la salud pública, ha hecho a WIVI merecedora del reconocimiento internacional. El sistema WIVI ha sido finalista europeo, entre otros, en los premios South Summit 2018, IBM Watson Builder o de la EIT Health Catapult.